El crecimiento de los vehículos eléctricos en Latinoamérica

Monitoring Road Icing

Autor: Juan Cardona, AVP Sales LatAm

Latinoamérica no es ajena a la tecnología ecológica. Más del 50% de la energía generada (en inglés) en la región en 2016 provino de fuentes renovables y Costa Rica está en camino a la neutralidad de carbono (en inglés). Sin embargo, la adopción de vehículos privados aún está en sus primeras etapas (en inglés). Los gobiernos latinoamericanos, por el contrario, están instaurando cada vez más sistemas de transporte público eléctrico a nivel local. Chile, Colombia y Brasil lideran este cambio mediante la promoción de la movilidad eléctrica. En este artículo, hacemos una revisión del progreso de los vehículos eléctricos en Latinoamérica.

Chile instala autobuses eléctricos en Santiago

Santiago es la tercera ciudad (en inglés) más contaminada del continente americano, y los embotellamientos son una parte importante de este problema. Para combatir este problema, Chile comenzó un curso masivo hacia la electrificación de su sistema de transporte público, como parte de su estrategia nacional de electromovilidad.

Cien autobuses eléctricos (en inglés) fueron importados para renovar las flotas de Santiago y ya fue anunciada la compra de cien autobuses adicionales (en inglés). Para contextualizar esta cifra, Gran Bretaña y los Países Bajos tiene alrededor de 300 autobuses eléctricos cada uno distribuidos en múltiples ciudades. Chile tiene la intención de implementar sus 200 autobuses en un único centro urbano. Los autobuses eléctricos tienen menores costos de operación y mantenimiento a un costo de solo el 70% de lo que requiere un motor diésel (en inglés). También son tres veces más eficientes para operar por kilómetro. Además de la nueva flota de autobuses eléctricos, Chile está desarrollando un recorrido para autobuses eléctricos (en inglés).

La ambición del gobierno chileno se extiende más allá de Santiago. El presidente de Chile anunció públicamente (en inglés) que pretende ser el segundo país con mayor cantidad de autobuses eléctricos, sólo detrás de China. Se afirma que el país está en camino a cumplir.

Colombia impulsa la compra de vehículos eléctricos privados

Colombia también incentiva la adopción de los vehículos eléctricos. En 2012, el país desarrolló una Estrategia de Desarrollo Bajo en Carbono. La mayor parte de los esfuerzos recientes para promover los vehículos eléctricos se relacionaron con los incentivos financieros. Estas medidas incluyeron la exclusión de los vehículos eléctricos del impuesto al valor agregado y sanciones por producir niveles altos de emisiones.

En 2017, Colombia eliminó los aranceles de importación para los vehículos eléctricos e impuso un arancel de sólo el 5% para los vehículos híbridos. Este plan tiene un límite actual de 1500 vehículos por año, pero se incrementará (en inglés) a 3000 para 2023. Estas iniciativas, en conjunto con los esfuerzos para readaptar los motores diésel de los autobuses existentes, ya han mostrado resultados. El inventario de vehículos eléctricos del país se elevó de tan solo 33 en 2012 a más de 1000 en 2018.

Brasil impulsa la electricidad a pesar del etanol

Los esfuerzos de Brasil en la adopción de vehículos eléctricos y la mejora de los estándares de emisión se vieron obstaculizados por la fuerza de la industria del etanol. Los vehículos impulsados por etanol constituyen aproximadamente el 90% de los autos para pasajeros del país. La predominancia de los vehículos impulsado por etanol es, en parte, el motivo por el cual los vehículos eléctricos solo alcanzaron una participación de mercado del 0.02% en 2017. Esto significa que los vehículos eléctricos en Brasil deben demostrar ser mejores que los de etanol y no sólo mejores que los diésel.

Sin embargo, la presión competitiva de la industria del etanol mostró una faceta positiva. La predominancia del etanol creó un mercado altamente competitivo, en el cual los productores de vehículos eléctricos debieron ponerse a prueba. Esto generó que la industria de los vehículos eléctricos de Brasil brinde evidencia comprobable sobre cómo la adopción de vehículos eléctricos puede lograr reducir los costos operativos y mejorar la eficiencia.

Los esfuerzos del mercado no impidieron que ciudades como San Pablo generarán planes para incluir autobuses eléctricos en las flotas municipales, con el objetivo final de convertir todos los vehículos municipales en vehículos de energía renovable. A nivel nacional, Brasil adoptó su ROTA 2030 (en inglés), una política para la industria automotriz. El plan brindará, entre otros beneficios, mejores estándares de emisión para la industria y ofrecerá incentivos a los productores de automóviles para que fabriquen modelos más ecológicos.

Latinoamérica presenta respuestas a medida para la adopción de vehículos eléctricos

Latinoamérica sirve como modelo para mostrar a otros países cómo se puede abordar la transición a la movilidad eléctrica. Chile toma ventaja de sus recursos minerales existentes para ayudar a afrontar el costo de una adopción a gran escala de los vehículos eléctricos en su capital, con planes de expandir los beneficios a todo el país. Colombia utiliza el incentivo fiscal y las sanciones para eliminar obstáculos en la creciente demanda de vehículos de su población. Brasil tomó ventaja de las fuerzas del mercado para producir autobuses eléctricos de alta competitividad para sus flotas.

La adopción de los vehículos eléctricos se hace más fácil cuando quien los adopta, ya sea un país o una empresa, tiene en cuenta sus circunstancias propias y elabora una solución personalizada. Geotab adoptó esta filosofía hace tiempo y colabora con sus diferentes socios para identificar las estrategias de vehículos eléctricos que mejor se adaptan a sus necesidades.

Obtenga más información acerca de la transición a vehículos eléctrico con nuestro white paper.

Más noticias acerca de Latinoamérica:

Resumen de LatAm Mobility Summit 2019 en México

Las 12 soluciones de mercado más populares de Geotab para Latinoamérica

Comparta esta historia

Facebook LinkedIn Twitter Email