Cómo pueden afrontar y sobrevivir las flotas de vehículos temporales de nieve como Filomena

Publicado el 14 de Enero de 2021 en Ciudades inteligentes y conectividad por Pilar Cervigón


Los datos de Geotab demuestran el impacto que ha tenido Filomena en las carreteras y ciudades españolas

Los efectos de la nevada por la borrasca Filomena están teniendo un profundo impacto en la circulación de los vehículos en España y las flotas de los mismos se han visto afectadas. Así lo demuestran los datos de vehículos de flotas extraídos de forma agregada y anonimizada por Geotab: el tiempo en ralentí por trayecto de los vehículos de flotas se disparó hasta alcanzar el 726,25% el sábado 9 de enero y se ha mantenido por encima del 300% durante el fin de semana. Es decir, los vehículos están pasando gran parte del tiempo con el régimen mínimo al que pueden funcionar sus motores sin calarse y sin ayudas externas, debido a los grandes atascos producidos y la necesidad de mantener la calefacción puesta.

Gráfico

Pero la mayoría del parque móvil de vehículos españoles no cuentan con todas las características óptimas para conducir en estas condiciones, como la tracción a las cuatro ruedas. Además, debido a la poca frecuencia de nevadas tan intensas en zonas como la ciudad de Madrid, los conductores tampoco suelen tener la suficiente experiencia de desplazamientos sobre nieve y hielo. Por este motivo, desde Geotab recomendamos que los conductores apliquen estas medidas:

  • Mantenimiento óptimo: hay que asegurarse de que todos los vehículos se encuentren en un estado óptimo para la circulación con nieve y hielo antes de que comience cualquier trayecto. Cobra especial importancia que comprueben el estado de carga de las baterías (ya que pierden rendimiento por las bajas temperaturas), que el aceite del motor mantenga su fluidez y que los neumáticos tengan poco desgaste en sus dibujos con el fin de evitar en lo posible la pérdida de agarre.
  • Uso de cadenas: siempre que haya un desplazamiento hacia zonas de montaña o hacia lugares con presencia de nieve, la DGT exige el uso obligatorio de cadenas en las ruedas motrices o en su defecto, que el vehículo disponga de neumáticos de invierno con identificación M+S.
  • Arranque no inmediato: el arranque del vehículo bajo temperaturas muy frías puede ser muy perjudicial para el motor si se realiza de manera brusca. Aunque no es imprescindible que pase mucho tiempo al ralentí, hay que permitir durante varios segundos que el aceite circule por todo el motor antes de iniciar la conducción.
  • Marchas largas: es aconsejable que durante la conducción se reduzca el cambio de marchas en la medida de lo posible, priorizando el uso de las marchas más largas. Además, en aquellos modelos que dispongan de cambio automático, conviene activar las opciones de Snow o Winter si se dispone de ellas.
  • Frenadas y giros suaves: las frenadas y giros bruscos pueden provocar derrapes peligrosos cuando la superficie tiene elementos resbaladizos como la nieve y el hielo. Por eso, deben realizarse sin pisar a fondo y con mucha suavidad, además de utilizar el freno motor cuando sea posible.

En este contexto, la tecnología telemática constituye un gran aliado para que los gestores tengan bien preparadas sus flotas, gracias a las herramientas para el mantenimiento de sus vehículos. Mediante ellas, pueden tener una gestión detallada del inventario que necesitan, programar las operaciones de puesta a punto y tener un diagnóstico remoto muy detallado.


¿Le ha gustado este post? ¡Comuníquenoslo!


Negación de responsabilidad

Las publicaciones de blog de Geotab están destinadas a proporcionar información y fomentar la discusión sobre temas de interés para la comunidad telemática en general. Geotab no proporciona asesoramiento técnico, profesional o legal a través de estas publicaciones. Si bien se ha hecho todo lo posible para garantizar que la información de este blog sea oportuna y precisa, pueden ocurrir errores y omisiones, y la información presentada aquí puede quedar desactualizada con el paso del tiempo.