Hacia un reparto cero emisiones

Publicado el 20 de Mayo de 2021 en Coche eléctrico y sostenibilidad por Jaime Maqueda


La telemática, aliado indispensable en el sector de la última milla

España se sitúa como el tercer país del mundo con mayor crecimiento en comercio electrónico. Según un informe de eMarketer, las ventas a través de Internet aumentaron un 36% en 2020. El crecimiento fue especialmente llamativo en fechas clave, como la campaña del Black Friday, cuando Amazon llegó a vender 135 productos por minuto.

 

Otro estudio, en este caso firmado por la asociación europea Eurelectric, analiza la intención de los gestores de flotas de dar el salto a la movilidad eléctrica y adelantó que, de seguir al ritmo actual, en 2030 habrá en Europa 10,5 millones de vehículos eléctricos de reparto, lo que supone que se multiplicará por 25 la cifra actual.

 

Varias son las ventajas que supone para una empresa incluir vehículos cero emisiones en su flota de reparto, siendo las económicas las más evidentes.

  • Gobierno central y autonómicos ofrecen incentivos a la adquisición de vehículos eficientes, tales como el Plan Moves que permite a las PYMES y grandes empresas ahorrar hasta 5.500 euros en la adquisición de un turismo eléctrico; 4.000 euros en la compra de furgonetas eléctricas; y 600 euros cuando se trata de adquirir un ciclomotor eléctrico.
  • Además del evidente ahorro en carburante, los costes de mantenimiento de un eléctrico resultan entre un 30 y 50% inferiores a los de un modelo de combustión. Su mecánica es más sencilla; no requieren cambio de aceite, filtros… con lo que se reduce la factura en taller y, lo que es igual de importante en un vehículo de uso profesional, el tiempo que permanece parado a la espera de la reparación.
  • También hay ahorro en tasas. Los vehículos eléctricos están exentos del pago de los impuestos de matriculación y circulación. En muchos ayuntamientos no se les exige el abono de precio fijado para el uso de las zonas de estacionamiento regulado (SER). Tampoco pagan peajes (o lo hacen con tarifas más bajas).

La electrificación ¿es la solución para todos?

Los datos dejan claro que las flotas de reparto pueden resultar sumamente beneficiadas con la electrificación. La pregunta es: ¿está la movilidad eléctrica preparada para satisfacer las necesidades de este mercado de negocio?

Dos son las claves que dan respuesta al interrogante: autonomía (cuántos kilómetros reales puede recorrer un coche eléctrico con cada recarga) e infraestructura de carga.

 

Un informe de Citroën afirma que el 80% de los conductores profesionales recorren menos de 200 km. La media de autonomía de los vehículos comerciales y furgonetas eléctricas ronda, a día de hoy, los 300 km.

 

Respecto a los puntos de carga, el dato más reciente lo aporta la Asociación Empresarial para el Desarrollo e Impulso de la Movilidad Eléctrica (AEDIVE). Su Análisis Dinámico del Presente y Futuro de la Movilidad Eléctrica sitúa a España en décima posición en el ranking de infraestructuras de recarga de acceso público. Según el informe, el ratio actual es de 12 vehículos enchufables por cada punto de carga de acceso público.

La telemática como clave para tomar la decisión correcta

La misma cuestión es más compleja de responder si vamos de lo general a lo particular. Cuando de lo que se trata es de saber si la movilidad eléctrica está preparada para satisfacer las necesidades de movilidad de mi empresa, la telemática se alza como una útil herramienta de ayuda.

 

En Geotab estamos convencidos de que el futuro de la última milla pasa por la electrificación de las flotas y por ello, trabajamos en el desarrollo de herramientas que hagan más fácil esta transición y la gestión de vehículos eléctricos. Un ejemplo de ello es el informe de adopción de vehículos de Geotab, un análisis que valora el uso de cada vehículo a través de datos reales de la flota y propone qué vehículos de combustión pueden ser sustituidos por VE.

 

La telemática permite conocer las necesidades reales de cada flota e, incluso, de cada automóvil y/o conductor. Saber cuántos kilómetros recorre de media un vehículo es clave para elegir el modelo adecuado. Mientras que contar con una previsión de rutas, permitirá comprobar si la infraestructura de carga de la zona es suficiente.

 

También resulta conveniente analizar los tiempos de descanso. Cuestiones como dónde se estaciona el vehículo cuando no está en uso resultan claves para decidir el lugar adecuado para la instalación de un punto de carga que será el encargado de recargar las baterías aprovechando los horarios de tarifas superreducidas.

 

Solo integrar toda la información del vehículo en tiempo real durante toda la cadena de reparto permitirá dar con la clave para saber cuándo ha llegado el momento de electrificar la flota de reparto y, lo que es más importante, cómo hacerlo.


¿Le ha gustado este post? ¡Comuníquenoslo!


Negación de responsabilidad

Las publicaciones de blog de Geotab están destinadas a proporcionar información y fomentar la discusión sobre temas de interés para la comunidad telemática en general. Geotab no proporciona asesoramiento técnico, profesional o legal a través de estas publicaciones. Si bien se ha hecho todo lo posible para garantizar que la información de este blog sea oportuna y precisa, pueden ocurrir errores y omisiones, y la información presentada aquí puede quedar desactualizada con el paso del tiempo.