Historia de los satélites GPS y el seguimiento por GPS para uso comercial

Publicado el 23 de Junio de 2020 en Gestión de flotas por Aarthi Ravikumar


Descubre la historia de los satélites de GPS

Navegación, seguimiento de flotas, aviación, respuesta a emergencias, etc. El GPS contribuye al funcionamiento de todos estos servicios. El sistema de Posicionamiento Global (GPS) es un servicio de posicionamiento, navegación y cronometraje basado en una constelación de satélites propiedad de los EE. UU. que se administran en todo el mundo por medio de estaciones de control. En los años 80 la URSS construyó un sistema similar llamado GLONASS, ahora gestionado por la Federación Rusa. Por su parte, la Unión Europea anunció el funcionamiento de su propio sistema de navegación Galileo en 2016 y la República Popular China cuenta con Beidou, su propio sistema de navegación.

Reservado exclusivamente para uso militar en sus inicios, el GPS está ahora disponible para todo el mundo, y lo ha estado durante bastante tiempo. Debido a su uso generalizado, la tecnología GPS está ahora plenamente integrada en nuestra vida diaria. Utilizado en el coche para conducir a través del tráfico o en el móvil para ofrecer resultados de búsqueda web más precisos y personalizados, el GPS es una tecnología a la que nos hemos acostumbrado tanto que a menudo la damos por sentada.

Actualmente, existen 26 satélites de la constelación Galileo en órbita, 2 de ellos inoperativos. La mayor diferencia a nivel estratégico de Galileo respecto a GLONASS, GPS y Beidou es que está gestionado totalmente por organismos civiles. Esto aleja cualquier tipo de sospecha en cuanto a espionaje militar o a la utilización de datos a nivel de servicios de inteligencia.

Desde su puesta en funcionamiento en 2016 Galileo no ha terminado de despegar. La inmensa mayoría de europeos nos seguimos guiando por el GPS estadounidense, aunque se espera que poco a poco más aplicaciones dependientes de la Unión Europea acojan a Galileo como proveedor de posicionamiento.

Historia del sistema de posicionamiento global (GPS, Global Positioning System)

Los orígenes del GPS se remontan a la Guerra Fría, cuando la Unión Soviética lanzó el satélite Sputnik I, anunciando el comienzo de la carrera espacial. Lo que comenzó como un método para estudiar la Tierra desde el espacio rápidamente se convirtió en una tecnología universal utilizada por casi todos los países del mundo.

Uno de los principales hitos fue el fin de la disponibilidad selectiva (SA, Selective Availability) en 2000, lo que permitió a los civiles acceder a lecturas de GPS más precisas y abrió las puertas a nuevos avances tecnológicos.

Momentos destacados en la historia del GPS:
1950-1969:

  • 1957 — la Unión Soviética lanza el satélite Sputnik I.
  • 1959 — la Marina de los Estados Unidos construye satélites con el sistema Transit para comenzar a rastrear submarinos.
  • 1963 — la Corporación Aeroespacial completa un estudio militar, sentando las bases para el sistema GPS moderno.

1970-1989:

  • 1974 — Estados Unidos lanza el primer satélite de prueba NAVSTAR
  • 1978 — EE. UU. inicia el lanzamiento de 11 satélites de prueba como parte de su programa Block I GPS.
  • 1983 — Después del accidente del vuelo 007 de Korean Air Lines, EE. UU. Anuncia que pondrá el GPS a disposición de los civiles para mejorar la navegación y aumentar la seguridad del tráfico aéreo.
  • 1985 — El gobierno estadounidense negocia contratos con empresas privadas para crear receptores de GPS portátiles.
  • 1989 — La compañía de GPS Magellan, presenta el primer dispositivo GPS portátil, el NAV 1000. Las Fuerzas Aéreas de los Estados Unidos lanzan el primer satélite totalmente operativo como parte de su programa Block II.

1990-1999:

  • 1990 — El Departamento de Defensa de EE. UU. comienza a disminuir la precisión de las lecturas de GPS para uso no militar, declarando como la razón para esta decisión el temor de que las facciones enemigas obtengan ventajas tácticas. Esto se conoció como disponibilidad selectiva.
  • 1991 — El GPS juega un papel importante en las operaciones de los Estados Unidos durante la Guerra del Golfo, a pesar de que el sistema no está plenamente operativo.
  • 1995 — El ejército de los EE.UU. declara la capacidad operativa total (FOC, Full Operational Capability) de los 24 satélites de la constelación de GPS.
  • 1998 — El vicepresidente de EE. UU. Al Gore anuncia un plan para que los satélites GPS III envíen dos señales adicionales para uso civil y aéreo.
  • 1999 — El fabricante de teléfonos móviles Benefon presenta el primer teléfono GPS comercial.

2000-2019

  • 2000 — EE. UU. elimina la disponibilidad selectiva, lo que abre la puerta a un uso comercial del GPS y a la incorporación de innovaciones.
  • 2004 — Qualcomm, empresa estadounidense de electrónica, realiza con éxito una prueba de GPS asistido en directo en un teléfono móvil, lo que permite combinar las señales móviles y de GPS para una mejor precisión de la ubicación.
  • 2005 — Se lanza el primero de los satélites Block IIR, lo que permite un canal de GPS exclusivo para uso civil.
  • 2010 — EE. UU. pone en órbita el primero de los 12 satélites Block IIF. Este es el primer satélite que se lanza como parte del vehículo de lanzamiento desechable evolucionado (EELV), también conocido como un cohete moderno.
  • 2016 — Se pone en órbita el último de los satélites Block IIF, marcando el fin del amplio programa Block II que se ejecutó entre 1989 y 2016.
  • 2018 — Las Fuerzas Aéreas estadounidenses lanzan con éxito el primer satélite GPS III.
  • 2019 — El segundo satélite GPS III se lanza desde Cabo Cañaveral en un SpaceX Falcon 9.

2020-Presente

  • 2020 — La Fuerza espacial estadounidense anuncia que, debido a la pandemia de Covid-19, se retrasa el lanzamiento del satélite GPS III-3 mediante un cohete SpaceX.

El auge del seguimiento por GPS para uso comercial

No fue hasta finales de la década de 1980 que la tecnología GPS para uso comercial se convirtió en una realidad. La compañía de navegación electrónica Magellan fabricó el primer receptor GPS portátil desarrollado para el gran público. El dispositivo inaugural, el NAV 1000, pesaba alrededor de 700 g, tenía un precio astronómico de 3.000 dólares y podía funcionar un par de horas con batería. En ese momento, el elevado coste de la navegación por satélite significaba que fuera del ejército, solo las empresas de transporte o logística, entre otras muy contadas, podían permitirse el lujo de utilizar estos sistemas.

A medida que la precisión del GPS fue mejorando, muchos sectores diferentes comenzaron a aprovechar la tecnología GPS disponible. Hoy en día, el seguimiento por GPS portátil es mucho más asequible. Los dispositivos GPS de hoy en día son ligeros, a menudo caben en la palma de la mano (como los teléfonos móviles) y tienen una gama mucho más amplia de capacidades en comparación con los dispositivos originales.

Por ejemplo, el GPS es esencial para la gestión de flotas, especialmente para el seguimiento de la ubicación de vehículos y el comportamiento de conducción con telemática, así como para la gestión de rutas y envíos.

GPS hoy y mañana

A medida que las capacidades de la tecnología continúan creciendo, solo cabe especular cómo será la tecnología GPS en el futuro. Usar mapas en papel o pedir indicaciones a los transeúntes ya es una cosa del pasado.

Los nuevos sistemas de navegación serán esenciales para las empresas y los servicios gubernamentales de todo el mundo. Hoy en día, el Sistema mundial de navegación por satélite (GNSS) engloba los sistemas GPS, GLONASS de Rusia, Galileo de la Unión Europea y Beidou de China, y cada vez hay más países desarrollando también sus propias soluciones de navegación GPS.

Con vistas al futuro, el gobierno de los EE. UU. ya está trabajando para lanzar una nueva era de satélites GPS, los modelos GPS III, y está previsto que el tercer satélite de esta serie se ponga en órbita en 2020. Se espera que el nuevo sistema de satélites GPS III esté plenamente operativo para 2023.


¿Le ha gustado este post? ¡Comuníquenoslo!


Negación de responsabilidad

Las publicaciones de blog de Geotab están destinadas a proporcionar información y fomentar la discusión sobre temas de interés para la comunidad telemática en general. Geotab no proporciona asesoramiento técnico, profesional o legal a través de estas publicaciones. Si bien se ha hecho todo lo posible para garantizar que la información de este blog sea oportuna y precisa, pueden ocurrir errores y omisiones, y la información presentada aquí puede quedar desactualizada con el paso del tiempo.