Mejorar la seguridad vial a través de la tecnología

Publicado el 19 de Junio de 2018 en Gestión de flotas por Geotab


Descubre cómo la telemática puede contribuir en la mejora de la seguridad vial

El automóvil existe desde hace poco más de un siglo y durante este período ha experimentado una tremenda evolución, estimulada por continuas innovaciones tecnológicas. Sin embargo, hay otros aspectos como el transporte, la seguridad ajena al vehículo, la señalización y la infraestructura de control del tráfico que han tenido un ritmo de desarrollo mucho más lento.

Parte de la tecnología presente en las carreteras y todo lo que la rodea no se ha visto sometido al grado de innovación que sí ha recibido el automóvil. Estos son algunos ejemplos de tal tecnología:

  • Marcas viales (introducidas en la década de 1910)
  • Semáforos (de la década de 1910 a 1920)
  • Señales de tráfico (década de 1910)
  • Captafaros o balizas y separadores de carriles (década de 1930)
  • Señalización de pintura retrorreflectante (1939)

Durante los últimos años, ha habido un alto grado de innovación que ha traído mejoras a la seguridad vial. Además de la tecnología en seguridad de flotas, haremos un repaso por lo último en innovaciones que se convertirán en algo frecuente en los próximos años. Si desea informarse más sobre.

El semáforo reinventado

Semáforos LED
Los semáforos automatizados de tres colores han existido desde los años 20. Su habitual forma circular se debe a que en la parte central se utilizaban bombillas redondas incandescentes.

Uno de los avances tecnológicos más recientes ha sido el paso de estas bombillas incandescentes a las de tipo LED. Aunque resultan más caros a corto plazo, los semáforos LED reúnen varias ventajas:

  • Más eficientes en ahorro de energía (hasta un 98 %).
  • Su bajo consumo eléctrico permite usar la reserva de la batería en caso de corte del suministro. Esta tecnología mejora la seguridad y agiliza el tráfico durante los apagones.
  • Vida útil muy larga (de 5 a 10 años) a diferencia de las incandescentes que duran 1 año. Ahorro en costes de mantenimiento.
  • No se funden, sino que van perdiendo intensidad poco a poco. No quedan fuera de servicio por fundido de bombillas.
  • No necesitan reflectores traseros. Elimina el problema del efecto fantasma por incidencia de la luz solar y su reflejo.
  • Las luces son mucho más brillantes que las incandescentes, por lo que son más fáciles de percibir a la luz del día y en climas de lluvia y nieve.
  • La luz verde puede utilizarse tanto para la señal de giro a la izquierda como para el paso normal del tráfico (se encienden selectivamente algunos LED y luego todos). Esto permite que sea fácil y rentable instalar el indicador de giro a la izquierda, lo que supone una ventaja para las intersecciones ya que en situaciones normales este gasto adicional no estaría justificado.

Semáforos cuadrados

El uso de luces LED permite otras propuestas diferentes a las circulares. Los indicadores cuadrados, por ejemplo, pueden mejorar la visibilidad debido a que el área iluminada es mayor.

Semáforos con cuenta atrás

Seamos honestos, a nadie le gusta esperar. Tener que esperar a que cambie a verde un semáforo puede ser muy exasperante, sobre todo cuando queremos llegar a tiempo a algún sitio. Esos escasos segundos sin nada en lo que concentrarse parecen durar una eternidad.
Los semáforos de cuenta regresiva han empezado a hacer acto de presencia en varios países. La idea se reduce a algo muy simple: se trata de dar a los conductores una pista visual de cuánto tienen que esperar con una cuenta atrás o del tiempo que tienen para llegar a la intersección antes de que la luz verde se vuelva ámbar y roja.
En el caso de la luz roja, la utilidad es obvia ya que esta información puede ayudar al conductor a concentrarse, al indicarle el momento en que va a terminar la espera. En el caso de la luz verde, sirve como aviso a los conductores para que reduzcan la velocidad. Si hay tiempo de sobra, no sería necesario aminorar. Si queda poco tiempo, habría que empezar a reducir la velocidad.

Sin embargo, del mismo modo que la cuenta atrás de la luz roja presenta ventajas (los conductores manifiestan menos ansiedad y agresividad al volante), hay cierta preocupación en el caso de la luz verde, ya que podría incitar a los conductores a acelerar para saltarse el semáforo. Además, puede darse que los conductores presten demasiada atención al contador y menos a la carretera.

En Estados Unidos, Audi ha incorporado un sistema de comunicación entre vehículo e infraestructura (V2I) en sus automóviles, denominado Traffic Light Information, para que los conductores puedan ver la cuenta atrás de la luz roja en el cuadro de mandos del vehículo.

Otras ideas innovadoras

Los semáforos pueden ofrecer información adicional además de su función para hacer parar y avanzar, como el límite de velocidad recomendado (que podría cambiar de forma dinámica), el estado de la carretera y demás indicaciones de utilidad.

IBM ha presentado la patente de un sistema inteligente para semáforos que se sirve de la inteligencia artificial para analizar el tráfico en tiempo real y hacer ajustes para garantizar la seguridad y fluidez. Si quedan demasiados coches parados ante un semáforo en rojo, este sistema puede cambiar la secuencia del semáforo según cada circunstancia. Por supuesto, para esto es necesario que exista una interacción entre el vehículo y el sistema de control del semáforo. Lo primero que se requiere es un método de comunicación estándar que los fabricantes deben aplicar. Aun así, es posible que muchos no aceptasen la idea de que sus vehículos los controlase otra persona y suscitaría además mucha polémica.

La tecnología actual abre la puerta a muchas posibilidades en torno a nuevas ideas para semáforos. Pero solo el tiempo nos dirá cuáles de ellas llegarán a buen puerto.

Métodos para iluminar el camino

Durante muchos años, la iluminación en la carretera y los captafaros han sido el método ordinario para ver por dónde conducimos en la oscuridad: lo que se pretende es guiar a los conductores para saber adónde les lleva la carretera. El captafaros (también baliza o reflector) es un elemento de señalización reflectante que se inventó en 1933 y que se suele colocar en medio de la calzada o a lo largo del arcén para orientar a los conductores de noche o cuando hay niebla.

El alumbrado público es costoso y solo tiene verdadera utilidad en áreas pobladas, donde tiene otras finalidades, además de ayudar a los usuarios de vehículos. Los captafaros son más comunes fuera de las ciudades donde el alumbrado no es tan práctico.

Un consorcio holandés ha ideado una pintura para carreteras que brilla en la oscuridad. Absorbe la energía solar durante el día y luego brilla por la noche. Consigue que se pueda ver con claridad el sentido de la dirección en la carretera por la noche que no consume energía ni necesita de ninguna otra infraestructura. Por ejemplo, la ciudad de Calgary en Canadá se está planteando introducir la pintura luminiscente como una forma económica de alumbrar las carreteras fuera de la ciudad.

Otra innovación del mismo consorcio es la “pintura dinámica”, que cambia de color dependiendo de las condiciones de la carretera. Así pues, se podría usar esta pintura para señalizar con una advertencia los tramos de carretera proclives a la formación de hielo. De esta manera, este aviso solo se apreciaría cuando la temperatura de la superficie de la calzada alcanzara un nivel determinado.

SolarLite es un modelo alternativo de captafaros diseñado por Clearview Intelligence. Se trata de un LED alimentado por una batería recargable que se instala en la carretera del mismo modo que un captafaros. Según el fabricante, el coste es menor y la vida útil es superior a la de los reflectores convencionales. No obstante, a diferencia de los captafaros (que se consideran pasivos), SolarLite funciona como un mecanismo activo. Los captafaros reflejan la luz de los faros del vehículo hacia el conductor. Pero esto solo funciona en un ángulo reducido y hasta llegar al alcance máximo de los faros (normalmente 90 m). Debido a que SolarLite emite una luz suave de su propia fuente de alimentación, puede iluminar la calzada más allá del alcance de los faros y con más ángulos, por lo que el conductor puede ver mucho mejor todo lo que haya delante de la vía que está siguiendo. Gracias a esto, al conductor se le informa con mucho más detalle y este puede actuar en consecuencia.

En las zonas con mayor población y tráfico, donde se utiliza alumbrado público, se está apostando por implantar “sistemas de iluminación adaptativa” (también llamado “alumbrado inteligente”) o iluminación interactiva. El objetivo es iluminar la vía cada vez que se aproximan coches y peatones y atenuar o apagar las luces cuando no se detecta tránsito alguno. Hay varias tecnologías que utilizan sensores para detectar la presencia de coches y peatones. A simple vista, podría parecer que apagar el alumbrado cuando no se usa no es algo que contribuya a garantizar la seguridad. Pero la disminución de los gastos a largo plazo derivados de la iluminación interactiva en comparación con la iluminación continua (por el consumo de electricidad y el mantenimiento) podría hacer viable la instalación de más infraestructuras de alumbrado, especialmente en zonas que de otro modo no recibirían iluminación ninguna.

Otra ventaja en términos de seguridad que ofrece el alumbrado inteligente es la activación de haces de luz en las proximidades de un conductor o un peatón, que alertaría de forma muy clara de la presencia de otra persona y bajaría su intensidad en caso contrario.

Control del tráfico inteligente

Los mecanismos de gestión del tráfico en tiempo real tienen el potencial de mejorar el tráfico al aprovechar mejor la infraestructura existente.

Control inteligente del tráfico local

Dicho de manera simple, el control inteligente del tráfico local hace referencia a la detección de vehículos en las intersecciones entre calles principales y secundarias, donde el tránsito de vehículos de la calle secundaria activaría la luz roja de un semáforo en la calle principal. En ausencia de vehículos, el semáforo de la calle principal se iluminaría en verde ininterrumpidamente. Se trata de una manera de ahorrar tiempo y combustible a los conductores.

Control del tráfico inteligente para grandes áreas

Hay novedosas iniciativas que se están implantando en algunas zonas. Con esto se pretende adaptar constantemente los semáforos y los límites de velocidad en función de los indicadores de tráfico detectados con el propósito de que la fluidez del tráfico sea la más eficiente posible. Un modelo que se está aplicando actualmente es el sistema de control del tráfico adaptativo Surtrac (Scalable Urban Traffic Control) y ya se está probando en algunas zonas de Pittsburgh. El control inteligente del tráfico se basa en el uso de sensores, cámaras, señales controladas a distancia y semáforos, así como centros de gestión del tráfico que recogen información y toman decisiones para adaptar la iluminación y las señalizaciones de tráfico.

Integración de sistemas telemáticos

Hoy en día se está hablando mucho de conectar los vehículos con la nube. Son cada vez más las flotas que adoptan sistemas telemáticos. Gracias a esto, la información relativa a la ubicación y la velocidad de un vehículo podría utilizarse para sistemas de iluminación y control de tráfico inteligentes de manera más eficiente que mediante la recopilación de información a través de sensores. Los análisis de big data y los algoritmos de aprendizaje automático podrían potenciar los sistemas de control inteligentes para gestionar mejor el tráfico en las ciudades con más movimiento, lo que mejoraría la circulación, aumentaría la seguridad y aliviaría los atascos.

Aun así, hay otros problemas que se derivan del uso tan extendido de la telemática. La principal cuestión con la que hay que lidiar es la de la privacidad. El hecho de dar a conocer la ubicación de un vehículo y ponerla a disposición de un sistema de control del tráfico inteligente para su uso en una ciudad conllevaría ciertas problemas de privacidad y posiblemente de legalidad. Visite nuestra página web para saber qué novedades hay en el campo de la telemática y qué estamos aportando de cara al futuro del transporte inteligente.


¿Le ha gustado este post? ¡Comuníquenoslo!


Negación de responsabilidad

Las publicaciones de blog de Geotab están destinadas a proporcionar información y fomentar la discusión sobre temas de interés para la comunidad telemática en general. Geotab no proporciona asesoramiento técnico, profesional o legal a través de estas publicaciones. Si bien se ha hecho todo lo posible para garantizar que la información de este blog sea oportuna y precisa, pueden ocurrir errores y omisiones, y la información presentada aquí puede quedar desactualizada con el paso del tiempo.