Una guía simple para la carga de VE


Autor: Nicki Schill, Product Marketing Manager, EV

Si uno conversa con personas que no conduzcan vehículos eléctricos (VE), muchos dirán que la principal razón por la cual no adoptan VE es la falta de estaciones de carga. Con la infraestructura actual, uno no siempre puede conectarse donde y cuando quiera. El miedo a no poder cargar puede disuadir a la gente (y a las organizaciones) de comprar VE para el manejo diario.

Además, las diferentes variaciones de precio, las tarifas de estacionamiento por separado y las horas de acceso limitadas pueden complicar aún más la carga de VE. Sin embargo, manejar un vehículo eléctrico no es necesariamente difícil o costoso. 

Visión general de la guía

En esta guía para la carga de vehículos eléctricos, abarcaremos cuestiones básicas: desde lo que necesita para poder recargar en su casa o en el trabajo hasta cómo mantener la carga del vehículo mientras conduce. También hablaremos sobre cuánto demora la carga de VE y cuánto cuesta.

Usted puede sacar el mayor provecho de un vehículo eléctrico si tiene:

Los VE son más convenientes cuando el costo de recarga (de energía) es bajo y se dispone de fácil acceso. 

Ver también: Electrifique su flota: preguntas y respuestas con un experto (en inglés)

Terminología de carga de VE

Antes de entrar en detalle sobre los diferentes aspectos de la carga, definamos algunos términos clave:

Cargador a bordo

El dispositivo de carga para las cargas de nivel 1 y nivel 2 viene instalado de fábrica y se lo denomina “cargador a bordo”. Transforma la energía de CA del suministro de la pared a energía de CC con la que carga la batería del vehículo. La velocidad de carga puede variar, pero la mayoría de los cargadores a bordo comunes son de 6,6 kW en los vehículos eléctricos a batería (BEV) y 3,3 kW en los vehículos híbridos eléctricos enchufables (PHEV). La carga rápida de CC requiere su propio cargador externo.

EVSE

Es la sigla en inglés para “equipo de servicio de vehículo eléctrico”. Es el intermediario entre la fuente de alimentación y el puerto de carga del vehículo, y suele estar montado en la pared o sobre un pedestal. Su función es transmitir la energía de CA al vehículo de forma segura.

Carga de nivel 1

Es la forma de carga más lenta. Casi todos los vehículos eléctricos incluyen un cable que conecta el cargador a bordo del vehículo con un tomacorriente doméstico estándar (120 V). Esta configuración permite entre 3,2 y 8 km por hora. Aunque eso no suene muy impresionante, puede funcionar para vehículos que se conducen menos de 64 km por día y que pueden cargarse toda la noche.

Carga de nivel 2

Provee alimentación a 200-240 V mediante un EVSE con un conector hacia el auto o mediante un tomacorriente de 240 V (similar a los que utiliza su horno o secadora) que requiere un cable o adaptador. La carga de nivel 2 puede alcanzar los 80 amperios y los conductores puede obtener entre 16 y 104 km de autonomía con una hora de carga.

Carga rápida de CC

En este caso, el cargador es una máquina del tamaño de un surtidor de combustible. No hay un único estándar para la carga rápida: Tesla utiliza la red Supercharger; Nissan Leaf, Kia y Mitsubishi obtienen carga rápida con CHAdeMO; y Chevy Bolt, BMW y Volkswagen, entre otros, utilizan SAE Combo (un sistema combinado de carga o CCS en inglés). Todos los cargadores rápidos mencionados proveen alrededor de un 80% de carga en 30 minutos, y cada año llegan al mercado opciones de carga aún más rápida

Fabricante de productos de EVSE

Una empresa que fabrica hardware de estaciones de carga. Esto no implica que también provea una red de carga (ver más abajo).

Proveedor de servicio para vehículos eléctricos (EVSP, por sus siglas en inglés)

Un EVSP brinda conexión a través de una red de estaciones de carga. Conectados a un servidor central, administran el software, la base de datos y las interfaces de comunicación que permiten la operación de la estación.

¿Cuánto cuesta cargar un vehículo eléctrico?

La mayoría de los vehículos eléctricos se cargan en el hogar o en un depósito de flotas durante la noche, en donde se recomienda instalar un sistema de carga nivel 2. Estos sistemas cuestan entre 500 y 600 dólares directo del fabricante, aunque podría encontrar precios ligeramente más bajos (y opciones más costosas) en el mercado.

Además del EVSE están los costos de instalación, que pueden rondar los $300 para la cochera de una casa o más de $1000 para aplicaciones comerciales, lo cual dependerá del tipo de instalación y del electricista que la realice. Por ejemplo, el zanjeado hasta el medio de un estacionamiento abierto costará más que la instalación de una estación montada en pared cerca de una sala eléctrica. Una vez que esté listo para la carga, los costos de carga dependerán del precio de la electricidad en su área.

Nota: Dependiendo de su región, puede haber incentivos nacionales o estatales/provinciales tanto para cargadores domésticos como para aplicaciones comerciales.

Recargar su VE:

Si suponemos que usted paga el promedio nacional de $0,12 por kilovatio-hora (kWh), cargar 120 km a un Nissan Leaf le costará menos de $3,00. Visto de otra forma, la EPA estima (en inglés) que cuesta $0,98 conducir 40 km.

El Model S de Tesla, que tiene una autonomía superior a los 400 km en diferentes versiones, costaría cerca de $5 para una autonomía de 200 km y $10 para una carga completa desde cero. Comparado con el costo promedio del combustible de $2,70 por galón y el promedio de rendimiento de 40 km por galón, le costaría alrededor de $27.00 obtener la misma autonomía (400 km) en un auto a gasolina.

Si usted carga un PHEV de menor autonomía, el costo de la estación de carga es insignificante. Puede olvidar el cargador de nivel 2 y conectarse al tomacorriente estándar de su hogar o de su trabajo. En modelos como el Ford Fusion Energi (9 horas), puede conectarse durante la noche y tener 30 km de autonomía por la mañana.

¿Cuánto cuesta cargar un vehículo eléctrico en una estación pública?

Cuando conduce su VE en zonas más alejadas y necesita recargar, la situación se torna un poco más complicada, ya que las estaciones públicas podrían solicitar una membresía, cobrar un costo o tener restricciones de acceso. Los dueños de autos eléctricos suelen tener varias cuentas en la estaciones de carga para cubrir las diferentes necesidades al momento de viajar, aunque ahora muchos proveedores de redes de carga ofrecen itinerancia, mediante la cual usted puede utilizar una cuenta para acceder a diferentes redes. Diferentes aplicaciones de carga pública, como PlugShare o ChargeHub, lo ayudarán a encontrar las estaciones disponibles.

Los costos para las estaciones de nivel 2 suelen ser establecidos por el dueño, y durante su viaje podría ver precios que oscilan entre $1 y $5 por hora, e incluso estaciones gratuitas. Estos precios no suelen incluirse en la tarifa habitual de estacionamiento, que dependerá de su ubicación.

Los conductores de vehículos eléctricos que deseen ahorrar tiempo con la carga rápida de CC normalmente deberán pagar más por esa comodidad. Un proveedor popular en este servicio es EVgo, que tiene planes de servicio de pago por uso con adicionales de $0,27 por minuto de carga rápida ($1,50 por hora de carga de nivel 2). Otros planes incluyen una membresía mensual por menos de $10 por mes (aplicado como crédito de carga) para obtener tarifas de carga rápida con descuento de $0,23 el minuto.

Nota: Los nuevos compradores de VE pueden aprovechar los paquetes de carga gratuita que los fabricantes ofrecen por hasta dos años de carga gratuita. 

Cómo prepararse para la carga de VE

Iniciarse en los autos enchufables puede parecer intimidante, especialmente cuando hay tantos factores que influyen en la carga de su vehículo. 

Estas son algunas formas de evitar los errores comunes:

¿Qué es la carga inteligente?

A fin de administrar las necesidades de energía adicional de la carga de vehículos eléctricos sin depender de fuentes de alimentación costosas y sucias durante las horas pico, muchos servicios han implementado precios de tiempo de uso (TOU, por sus siglas en inglés) para clientes residenciales y comerciales. La idea es cobrar tarifas más costosas durante las horas pico para incentivar a los consumidores a trasladar sus necesidades de alimentación de alta demanda a las horas no pico.

En las áreas de alta adopción de VE, algunos servicios han redoblado la apuesta y ofrecen un incentivo para el reparto controlado por el cliente de la carga de VE. Este método traslada de forma confiable la carga a las horas no pico para que los conductores sean parte de la solución. Con este método, los conductores de VE pueden elegir cuándo y dónde cargar, al tiempo que aprovechan las recompensas y rebajas en los servicios. 

Los operadores de instalaciones también pueden aprovechar la tecnología de carga inteligente, que permite el uso variable de alimentación según el horario y cuántos vehículos requieren carga al mismo tiempo. 

Energía solar y carga de VE

Dado que hasta las redes de energía más ecológicas de EE. UU utilizan combustible fósil, los conductores de VE que realmente desean no producir carbono al conducir encontraron la solución en la instalación de paneles solares en el hogar. En las zonas donde haya suficiente luz solar, los dueños de vehículos eléctricos podrían obtener una cantidad significativa de carga del sol. 

Para motivar este tipo de conducción sin emisiones, Ford y SunPower ofrecen incentivos (en inglés) para los compradores de híbridos Ford enchufables que optan por instalaciones con paneles solares. De forma similar, Tesla ofrece su solución de batería Powerwall (en inglés) para los consumidores de energía solar que desean almacenar energía para utilizar en un VE o en otra aplicación en el hogar.

El futuro de la carga de los vehículos eléctricos

En tanto llegan al mercado VE más económicos con un alcance superior a los 300 km, su autonomía con una carga será suficiente para la mayoría de las necesidades diarias, e incluso semanales. Sin embargo, el foco probablemente se incline hacia la carga rápida de CC, en especial para aquellos sin posibilidad de acceder a carga en el hogar. 

A medida que la carga rápida se vuelve más rápida (varios fabricantes ya comienzan a desarrollar cargas “ultrarrápidas”), recargar un auto eléctrico se parecerá cada vez más a la carga de combustible, pero nada supera la conveniencia de poder recargar en el hogar o en el parque de flotas. La carga inalámbrica también empieza a adentrarse en el marcado, lo cual podría ser otro punto de inflexión, especialmente en un futuro lleno de vehículos eléctricos autónomos. 

Conozca más sobre la gestión de flotas de VE con Geotab en nuestra página Vehículos eléctricos (en inglés). 

Temas relacionados

Herramientas de gestión de flotas para el nuevo panorama de movilidad

El crecimiento de los vehículos eléctricos en Latinoamérica

Infraestructura pública para vehículos eléctricos en España: ¿cuál es su situación?

Comparta esta historia

Facebook LinkedIn Twitter Email