Persona firmando un contrato de leasing

Leasing o renting, ¿qué opción se adapta mejor a mis necesidades?

Publicado el 21 de Mayo de 2021 en Leasing y renting por Jaime Maqueda


Descubre las diferencias entre el leasing y el renting para entender qué opción te conviene más

Atrás quedaron los años en los que el coche, ya fuera para uso profesional o particular, se compraba. En la era Netflix, el pago por uso suma adeptos y se los resta a la adquisición, con dos opciones en crecimiento: el renting y el leasing.

 

El cliente, ya sea empresa o particular, no es propietario del vehículo sino que lo conduce a cambio de una serie de cuotas mensuales en las que se incluyen todos (o casi) los gastos derivados del uso y disfrute del vehículo. Esto se traduce en dos importantes ventajas: un libro de cuentas sin sobresaltos y la posibilidad de estrenar coche cada cierto tiempo adaptándolo así a las circunstancias de cada momento.

 

Ahora bien, ¿qué es leasing y qué es renting? ¿Cuáles son las diferencias entre ambas? Y, sobre todo, ¿cuál es más rentable/aconsejable?

 

Vayamos por partes…

Leasing, con más ventajas fiscales para las empresas

El leasing se define como una operación de arrendamiento financiero en la que el contrato se firma por la cesión del uso de bienes muebles o inmuebles, a cambio de una contraprestación consistente en el abono periódico de cuotas.

 

Dicho de un modo más sencillo y extrapolado el mercado automovilístico: el leasing es un contrato de alquiler de un vehículo en el que el arrendador (es decir, la empresa de alquiler) compra el coche y le cede el uso al arrendatario (la empresa que añadirá el vehículo a su flota), a cambio del pago de una serie de cuotas anuales.

 

Una de sus características fundamentales es que un contrato de alquiler con opción a compra. Una vez finalizado el período de validez del contrato, el cliente puede optar a la compra del vehículo; también puede devolverlo o cambiarlo por otro.

 

Las cuotas del leasing son, por norma general, más bajas que las del renting, pero porque apenas incluyen servicios, tan solo el alquiler.

Renting, la opción más flexible

El renting es una modalidad de alquiler de coches a medio/largo plazo (normalmente entre uno y cinco años).

 

Los usuarios de este servicio buscan disponer de un vehículo sin tener que hacer frente a los gastos que conlleva la compra ya que los pagos derivados del mantenimiento, el seguro, la asistencia en carretera, los impuestos... etcétera, están incluidos en la cuota mensual.

 

La tranquilidad económica que aporta es una de las grandes ventajas del renting pues el cliente no asume más gastos extra que el carburante o las sanciones (aunque la empresa de alquiler suele ofrecer un servicio de gestión de multas sin sobrecoste).

 

Otra es la flexibilidad. En un momento en que el mercado automovilístico acusa la incertidumbre acerca de futuras leyes sobre la creación de zonas de bajas emisiones en todos los municipios con más de 5.000 habitantes; la posible subida de las tasas impositivas que gravan el precio del diésel; e, incluso, la prohibición de la venta de vehículos de combustión programada para 2040, tener la certeza de que el vehículo actual no tendrá por qué serlo en el futuro es un valor añadido.

Diferencias entre leasing y renting

El renting y leasing son dos opciones completamente diferentes, aunque, a veces, se confunden.

 

Para que las claves de cada una queden claras, hemos preparado esta tabla:

Diferencias entre Leasing y Renting

Qué interesa más leasing o renting

No hay una respuesta única a esta cuestión. Que la balanza se incline por una u otra opción dependerá de las necesidades que cada conductor/empresa busque satisfacer.

 

La cuota de renting es más alta, pero incluye prácticamente todos los gastos derivados del uso del vehículo: cuota de alquiler, mantenimiento, impuestos y asistencia en carretera siempre están incluidos; el seguro y cambio de neumáticos es opcional.

 

El leasing se considera una modalidad de financiación por lo que la cuota mensual no es más que el alquiler que el arrendatario paga por utilizar el vehículo que espera comprar al final del contrato.

 

Esta es otra clave para decidir entre leasing y renting: en el primero, hay opción a compra una vez finalizado el período de alquiler; el renting es la opción recomendada para aquellos usuarios que prefieren cambiar de coche con regularidad.

 

Un último apunte es el tratamiento fiscal. Las cuotas de renting solo son deducibles  si se el vehículo está destinado a un uso profesional; mientras que el leasing es mucho más favorable desde el punto de vista financiero. Tanto con el leasing como con el renting el cliente puede deducir fiscalmente el importe de las cuotas; pero además, el primero permite poner el coche como parte del activo de la empresa y la deuda pendiente en el pasivo. Es decir, reflejarlo en el balance.

Sea cual sea la decisión más adecuada para tu flota, Geotab te ayuda a gestionar tus vehículos

La tecnología telemática de Geotab proporciona una infinidad de datos clave como localización GPS, acelerómetro o datos de la unidad electrónica del vehículo. De esta forma, los gestores de las flotas de leasing pueden realizar una gestión remota y en tiempo real de sus vehículos, planificar las operaciones de mantenimiento y mejorar la experiencia de los conductores.

 

Además, este tipo de soluciones telemáticas ayudan a mejorar la seguridad vial mediante la mejora de los hábitos de conducción, lo cual reduce la tasa de siniestralidad y hace que nuestras carreteras sean más seguras para todos.

Si quieres saber más sobre las ventajas de la telemática para las flotas de leasing, visita nuestra página: www.geotab.com/es/sectores/empresas-de-leasing/


¿Le ha gustado este post? ¡Comuníquenoslo!


Negación de responsabilidad

Las publicaciones de blog de Geotab están destinadas a proporcionar información y fomentar la discusión sobre temas de interés para la comunidad telemática en general. Geotab no proporciona asesoramiento técnico, profesional o legal a través de estas publicaciones. Si bien se ha hecho todo lo posible para garantizar que la información de este blog sea oportuna y precisa, pueden ocurrir errores y omisiones, y la información presentada aquí puede quedar desactualizada con el paso del tiempo.