La clave para superar la ansiedad de autonomía de los vehículos eléctricos

Publicado el 21 de Octubre de 2020 en Coche eléctrico y sostenibilidad por Lindsey Hall


¿Le preocupa que sus vehículos eléctricos no lleguen a su destino? Lea cómo superar la ansiedad de alcance relacionada con los vehículos eléctricos.

Cada vez son más las empresas que se interesan por los vehículos eléctricos (VE) motivadas por la reducción de los costes operativos de la flota y la capacidad de reducir su impacto medioambiental. Además, el hecho de que los vehículos eléctricos no emitan gases de efecto invernadero ni otros gases nocivos potencia su atractivo como alternativa para flotas urbanas, ya que las autoridades locales de muchas ciudades están aplicando estándares de calidad del aire cada vez más estrictos.

Sin embargo, a pesar de este creciente interés, una encuesta de la Asociación Española de Gestores de Flotas (AEGFA) reveló que el 66% de los gestores de flotas no se decidían a realizar este cambio debido a la ansiedad de la autonomía.

¿Qué es la ansiedad de la autonomía?

La ansiedad de la autonomía es el temor a que el vehículo eléctrico no disponga de la carga suficiente para cumplir con su deber, algo que sigue percibiéndose como una de las mayores barreras a la hora de tomar la decisión de electrificar una flota.

Los primeros modelos de vehículos eléctricos tenían una mala reputación en lo referente a su autonomía de kilometraje real entre cargas. A menudo, los conductores se encontraban con que no podían obtener más de 112 km de autonomía con una batería completamente cargada, a pesar de que los fabricantes aseguraban que era posible llegar a un kilometraje bastante superior. Esto provocó que la imagen del mercado de los vehículos eléctricos se viera afectada y, hasta cierto punto, continúa perjudicándola hoy día.

Lógicamente, ningún gestor de flotas quiere tener que preocuparse por rescatar a empleados abandonados a su suerte por la falta de autonomía de su vehículo, ni por las pérdidas de productividad y costes de recuperación que esto conlleva. Tampoco resulta agradable tener que lidiar con empleados que no confían en las capacidades de sus vehículos, y que eso se traduzca en un rendimiento irregular. La gestión de vehículos que se utilizan varias veces al día o en trayectos difíciles puede conllevar más preocupaciones.

Pero ¿debería representar una auténtica preocupación la falta de autonomía de la batería a la hora de plantearse la transición a los vehículos eléctricos? ¿Qué puede hacer un gestor de flotas para que no sea un problema?

¿Cuánta autonomía tienen los vehículos eléctricos?

Los fabricantes de vehículos eléctricos ligeros han realizado inversiones importantes con el objetivo de aumentar la autonomía de sus nuevos modelos, a lo que ha contribuido enormemente la nueva generación de baterías de iones de litio. Actualmente hay muchos vehículos eléctricos ligeros capaces de alcanzar una autonomía de entre 321y 482 km con una sola carga.

Los siguientes modelos de vehículo eléctrico disponen de una autonomía estimada de más de 321 km. Algunos de ellos ya están disponibles en el mercado y el resto saldrán a la venta a principios de 2020:

Model 3 de Tesla (498 km) El Model 3 de Tesla es una berlina compacta disponible en dos modelos: El modelo de gran autonomía es el principal de esta línea de vehículos, con una autonomía de unos 498 km por carga, mientras que el modelo estándar plus puede llegar a los 418 km por carga, por un precio más asequible.

Model X de Tesla (474 km) El Model X de Tesla es un SUV con puertas de ala de halcón y tracción a las cuatro ruedas. Dispone de espacio para siete adultos sentados y una autonomía de 474 km por carga, en el caso del modelo 100D, y de 465 km, si analizamos el modelo P100D.

Jaguar I-Pace (469 km) El Jaguar-I-Pace incluye dos motores eléctricos síncronos, uno en cada eje, a fin de garantizar una tracción a las cuatro ruedas permanente. La batería de 90 kWh consta de celdas de ion litio, lo que le concede una autonomía teórica de 469 km por carga.

Kia e-Niro (453 km) El e-Niro de Kia es un crossover con portón trasero con una autonomía teórica de hasta 453 km en el caso del modelo eléctrico (aunque también existe en formatos híbrido e híbrido enchufable).

Hyundai Kona Eléctrico (449 km) El SUV crossover compacto eléctrico de Hyundai está equipado con un motor de 204 CV, así como una batería de 64 kWh que le proporciona una autonomía de 449 km.

Mercedes-Benz EQC (416 km) El EQC es un SUV compacto de lujo con una autonomía teórica de 416 km. Es el primer miembro de la familia de vehículos totalmente eléctricos Mercedes EQ, una gama que pretende ampliarse hasta alcanzar 10 modelos para el año 2022.

Chevrolet Bolt (383 km) El Chevrolet Bolt EV es el único vehículo eléctrico de la marca. Este utilitario de cinco puertas con portón trasero goza de una autonomía teórica de 383 km.

Nissan Leaf (378 km) La segunda generación del Nissan Leaf es más rápida, dispone de mayor autonomía por carga realizada y resulta más atractiva que su predecesora, con una autonomía teórica actual de 378 km.

Audi e-tron (328 km) El nuevo SUV crossover de lujo de Audi es totalmente eléctrico y dispone de tracción a las cuatro ruedas, viene equipado con una batería de 95 kWh con celdas de ion litio, y una autonomía de hasta 328 km, según la EPA.

Aunque estos modelos se verán afectados por las condiciones de conducción reales y el clima invernal, su mayor autonomía estimada indica que su autonomía real será considerablemente superior a la de los primeros vehículos eléctricos.

3 consejos para maximizar la autonomía de los vehículos eléctricos

Si has decidido electrificar la flota de tu empresa, sigue estos consejos para obtener una mejor autonomía de los vehículos eléctricos.

1. Proporciona formación al conductor
Los conductores son la clave para aprovechar al máximo la autonomía de los vehículos eléctricos. Un estilo de conducción suave (conducir a velocidades razonables y procurar no acelerar o frenar de forma brusca) contribuye a alargar la vida útil de la batería y aumenta la autonomía. El uso de sistemas de calefacción y aire acondicionado puede disminuir la autonomía de un vehículo hasta un 30%, con lo que es otro factor importante que los conductores deben tener en cuenta. Para contrarrestar este hecho, muchos vehículos eléctricos incluyen un temporizador que precalienta el coche mientras se carga, con lo que se logra una temperatura agradable antes de conducir. En el caso de los climas fríos, también puede considerarse como opción adicional la función de carga según la hora de salida que es compatible con algunos modelos de vehículo eléctrico. Esta característica permite que un vehículo complete su ciclo de carga justo antes de una hora fijada con antelación (por ejemplo, las 7:00 a.m.), a fin de mantener la batería caliente.

En la mayoría de los casos, la conducción de un vehículo eléctrico resulta similar a la experiencia al volante de un vehículo de motor de combustión interna, pero hay algunas diferencias que requieren una formación especializada del conductor. Una de ellas es el uso del sistema de frenado de recuperación del vehículo. Activar esta configuración al máximo permite aprovechar esta función de recuperación de energía cuando se frena: el conductor envía la potencia generada de vuelta a la batería del vehículo mientras reduce la velocidad, lo que permite aumentar la autonomía.

2. Ajusta el tamaño de los vehículos según sus funciones
Es posible que los vehículos eléctricos no sean los sustitutos adecuados para todos y cada uno de sus vehículos de motor de combustión interna, pero existen muchas oportunidades que permiten ahorrar dinero mediante el cambio de aquellos vehículos cuyos ciclos de trabajo sí son apropiados.

Considera las condiciones que se presentan para cada vehículo y ciclo de trabajo: ¿hay pendientes pronunciadas? ¿Las temperaturas son extremas, ya sea por frío o calor? Factores como estos pueden suponer una sobrecarga para las baterías y, como consecuencia, afectar a la autonomía real de las mismas.

De igual forma, ten en cuenta el kilometraje máximo diario que deberá cumplir el vehículo (o el kilometraje sin descanso en un centro designado). ¿Dónde se encuentra la ubicación del trabajo? ¿Se encontraría el vehículo cerca de una infraestructura de carga apropiada, ya sea propia o pública?

3. Mantén los vehículos en condiciones óptimas
Como sucede con todos los vehículos, llevar a cabo regularmente un mantenimiento preventivo eficaz ayuda a reducir los costes operativos. En lo que a los vehículos electrónicos respecta, mantener una correcta presión de los neumáticos ayuda a aprovechar al máximo el kilometraje de cada carga y, sin embargo, las estadísticas muestran que más de un 25% de todos los vehículos conducen con neumáticos mal inflados. La presión de los neumáticos puede variar en torno a un promedio de unos 7kPa por cada cambio de 12 grados centígrados en la temperatura del aire, por lo que debes asegurarte de realizar comprobaciones periódicas de la presión de los neumáticos con cada cambio de estación.

Informe para la adopción de vehículos eléctricos (EVSA) como garantía de autonomía

Antes de comprometerse a actualizar la flota, cualquier gestor consultará información fiable que justifique sus decisiones de compra. Esto lo logrará, en primer lugar, obteniendo una visión general completa de las necesidades actuales y los costes de las operaciones para, a continuación, buscar información que muestre cómo la transición a los vehículos eléctricos podría suponer un ahorro de dinero, al tiempo que se mantiene el rendimiento.

Aquí es donde entra en juego el informe para la adopción de vehículos eléctricos (EVSA). Este informe otorga a los gestores de flotas la capacidad de identificar los vehículos candidatos para ser reemplazados según sus ciclos de trabajo particulares, al tiempo que proporciona una garantía de autonomía completa.

El informe para la adopción de vehículos eléctricos utiliza los datos telemáticos existentes de la flota con el propósito de analizar las necesidades actuales de sus operaciones y, a continuación, proporciona asesoramiento sobre qué vehículos de motor de combustión interna sería más beneficioso sustituir por sus homólogos eléctricos. El análisis contempla tanto el impacto financiero como la idoneidad de la autonomía que supone el cambio.

Asimismo, con el fin de asegurar que los gestores de flotas no alberguen ningún tipo de preocupación relacionada con la ansiedad de la autonomía, el informe analiza el historial de conducción de cada vehículo y proporciona la garantía de autonomía pertinente.

El informe para la adopción de vehículos eléctricos ofrece respuestas a las siguientes preguntas:

  • ¿Cuáles son los requisitos de autonomía de cada vehículo de la flota?
  • ¿El vehículo eléctrico realizará el mismo trabajo y alcanzará los mismos requisitos de autonomía que el vehículo actual?
  • ¿Será suficiente con cargarlo solo durante la noche?
  • ¿Podrá la batería funcionar debidamente en condiciones meteorológicas adversas?

Gracias a esta información, puedes iniciar la transición hacia una flota eléctrica con la seguridad de saber que la autonomía nunca representará una preocupación, ni para ti ni para sus conductores.

¿A qué esperas?


¿Le ha gustado este post? ¡Comuníquenoslo!


Negación de responsabilidad

Las publicaciones de blog de Geotab están destinadas a proporcionar información y fomentar la discusión sobre temas de interés para la comunidad telemática en general. Geotab no proporciona asesoramiento técnico, profesional o legal a través de estas publicaciones. Si bien se ha hecho todo lo posible para garantizar que la información de este blog sea oportuna y precisa, pueden ocurrir errores y omisiones, y la información presentada aquí puede quedar desactualizada con el paso del tiempo.