Técnicas de conducción para estar protegido en la carretera

Publicado el 10 de Mayo de 2020 en Gestión de combustible y ahorro por Shea Green


Te explicamos las medidas que pueden ayudar a reducir al mínimo el riesgo de accidentes.

La conducción de camiones sigue siendo una de las profesiones más peligrosas, junto con la pesca, la gestión forestal y el vuelo de aviones. Aunque no se puede pasar por alto la importancia de realizar inspecciones adecuadas en los vehículos y cumplir los reglamentos relativos a la horas de servicio (HOS), hay otras medidas que pueden ayudar a reducir al mínimo el riesgo de accidentes. Existen varias técnicas de conducción que pueden ayudarnos a garantizar la seguridad en la carretera.

Criterios de este tipo de conducción

El objetivo último de la conducción defensiva es evitar ante todo que se produzca un accidente. Nunca se puede estar totalmente seguro de lo que vayan a hacer los demás conductores, así que es de sentido común actuar con precaución.
Aspectos básicos:

  • Visibilidad: hay que estar alerta y al tanto en todo momento de lo que hagan los otros vehículos.
  • Espacio: mantenga una distancia de seguridad alrededor de su vehículo para que tenga tiempo y espacio suficiente para evitar o prevenir un accidente.
  • Comunicación: advierta de su presencia a los otros conductores e indique con antelación qué maniobra va a realizar para que lo tengan en cuenta.

Ventajas de aplicar estas técnicas de conducción

Esta conducción es eficaz tanto en términos económicos como de seguridad. Las posibles consecuencias de un accidente con el vehículo van desde multas, retirada de puntos del carné de conducir, cuotas del seguro más altas, daños en el vehículo y, en el peor de los casos, lesiones o la muerte.

Además de que los cambios más mínimos pueden tener un gran impacto en su propia seguridad y la de sus acompañantes, también afectan a los beneficios de su empleador. Por ello, es más que recomendable conocer y aprender técnicas de conducción segura. Con motivo de la Semana Mundial de las Naciones Unidas para la Seguridad Vial, vamos a darle algunos consejos útiles sobre la conducción defensiva.

Consejos

No apartar la vista de la carretera

Asegúrate de mirar a lo lejos todo lo que puedas. Con demasiada frecuencia, cuando uno está al volante, solo nos preocupamos de fijarnos en la zona que está justo delante. Aunque los primeros metros por delante del vehículo se corresponden con la zona más sensible, sobre todo por si aparece cualquier peligro en la carretera, también es importante mirar al frente y alrededor. Esto le permitirá reaccionar mucho antes cuando sobrevenga cualquier obstáculo o contratiempo.

Fija la mirada en el horizonte y comprueba los espejos constantemente. Tus ojos deben estar siempre moviéndose y captar la mayor cantidad de información posible. Por ejemplo, si notas que el coche que tienes delante está frenando, empieza a hacer lo mismo. Si te fijas solo en el coche que tienes delante, puede que no te fijes en otro que se aproxima en tu carril, lo que podría provocar un accidente.

Estar siempre alerta y descansar todo lo necesario

Haz los descansos necesarios y evita conducir con sueño. El estado de somnolencia puede ser causa de maniobras peligrosas como salirse del carril, no frenar cuando hay que hacerlo o chocar con algo.

Resultados de estudios:

  • “La somnolencia puede afectar negativamente a la forma de conducir tanto o más que el alcohol“, según lo indica la National Sleep Foundation.
  • Sorprendentemente, el 41% de las personas ha admitido haberse dormido al volante y uno de cada diez conductores confiesa haberse quedado dormido alguna vez el año pasado, según la American Automobile Association (AAA).

El cumplimiento de las normas en torno a las horas de servicio (HOS) es esencial para los camioneros, no solo por su obligado cumplimiento, sino para evitar los peligros derivados de la fatiga del conductor. Además, tomar una taza de café no es suficiente. Esto es algo que hay que tener muy en cuenta.

Evitar distracciones

No desviar la mirada significa alejarla de dispositivos y distracciones que haya en el vehículo. La distracción del conductor es un factor que duplica el riesgo de tener un accidente de tráfico según el estudio del Virginia Tech Transportation Institute (VTTI). En este estudio se identificaron algunas de las distracciones que implicaban más riesgo como el uso del teléfono móvil, leer y escribir, coger algo fuera del alcance, usar una pantalla táctil, así como la fatiga, los estados de excitación o la interacción con algún pasajero del vehículo.

Otro estudio del VTTI sobre operaciones de vehículos comerciales reveló que enviar mensajes de texto mientras se conduce “aumenta 23 veces más el riesgo del conductor de un camión pesado a sufrir un accidente grave y lesivo para su seguridad”.

Bloquear el teléfono y quitar objetos del asiento delantero para evitar la tentación de cogerlos son solo dos maneras de minimizar las distracciones y aumentar la seguridad de toda la flota.

Hay que estar preparado para cualquier cosa

Cuando hablamos de estar preparado, nos referimos a conocer bien la previsión meteorológica o el estado de la carretera y conducir según dichas condiciones. Se puede conducir al límite máximo de velocidad permitido cuando hace buen día, pero si está nevando o lloviendo mucho, mantener esa velocidad sería contraproducente. La fase de preparación también incluye observar el tráfico y estar pendiente de cualquier eventualidad para ajustar la forma de conducir. No olvides prestar atención a las zonas que discurran a lo largo del camino y las aceras, por si un peatón o un animal se cruza en su camino.

Al igual que en casa, siempre hay que tener un plan de emergencias mientras se conduce. Ten muy presente cómo reaccionarías en posibles contextos y prepárate con antelación en caso de que surja algún imprevisto; así evitarás situaciones que puedan suponer un riesgo para tu vida. Para tener un plan de urgencia tan solo basta asegurarse de que siempre haya una cierta distancia alrededor del vehículo en caso de que tengas que desviarte para evitar alguna clase de peligro. Cuanto más preparado te sientas ante la situación de emergencia, más probabilidades habrá para eludirla.

Dejar un espacio prudencial y mantener la distancia

Pese a que hay algunos factores de la conducción que no es posible controlar, sí que puedes controlar la distancia entre tu vehículo y el que tengas delante. Este punto es muy importante ya que en este caso tendrás más maniobra de acción que en ningún otro lado del vehículo. Como esta es la única distancia que puedes controlar, debes ser muy consciente de lo cerca que tienes al vehículo de enfrente. Procura no pegarte a otros vehículos mientras conduces.

Está demostrado que los camiones tardan mucho más tiempo y recorren más distancia antes de detenerse. Un vehículo de transporte de pasajeros de unos 1.800 kg y que circula a una velocidad de 100 km/h se desplaza unos 316 metros antes de parar. Un camión articulado de unas 36 toneladas a una velocidad de 100 km/h recorrerá 160 metros antes de parar: ¡eso equivale a la longitud de más de un campo de fútbol!

Para asegurarse de mantener la distancia más óptima con respecto al otro vehículo, debes tener en cuenta ciertos factores: el tipo de vehículo que tiene delante, su velocidad y las condiciones climatológicas. Por ejemplo, una motocicleta pequeña podrá frenar en mucho menos tiempo que un vehículo más grande, por lo que debes cerciorarte de dejar más distancia. ¿A qué velocidad está circulando? Si viaja a unos 160 km/h, tardará mucho más tiempo en parar y cubrirá muchas más distancia que si condujera a 40 km/h. Si las carreteras están mojadas por la lluvia o cubiertas de hielo porque ha nevado hace poco, tendrás que guardar una mayor distancia entre tu camión y el otro vehículo. Debes tener siempre la certeza de que hay suficiente espacio frente a ti para así evitar un accidente.

La práctica de estas técnicas de conducción defensiva es vital para los camioneros y todos los demás conductores. Lo ideal es hacer uso de tecnología diseñada para la prevención de accidentes, acompañada de un buen asesoramiento profesional al volante y un protocolo de seguridad para conductores en el entorno laboral. Y más si tenemos en cuenta que los accidentes de vehículos de motor son la primera causa de muerte y lesiones en el lugar de trabajo.


¿Le ha gustado este post? ¡Comuníquenoslo!


Negación de responsabilidad

Las publicaciones de blog de Geotab están destinadas a proporcionar información y fomentar la discusión sobre temas de interés para la comunidad telemática en general. Geotab no proporciona asesoramiento técnico, profesional o legal a través de estas publicaciones. Si bien se ha hecho todo lo posible para garantizar que la información de este blog sea oportuna y precisa, pueden ocurrir errores y omisiones, y la información presentada aquí puede quedar desactualizada con el paso del tiempo.